Agricultura: un sector con historia

En la prehistoria, el ser humano era una especie nómada, se desplazaba de una zona a otra, vagando por el mundo, cazando y recolectando los recursos disponibles, y cuando estos se agotaban, sencillamente se desplazaban a una zona nueva.

Pero todo esto cambió con la aparición de la agricultura y la ganadería, las cuales permitieron al hombre establecerse en un lugar y poder desarrollarse como población, en otras palabras, la agricultura y la ganadería son la base de cualquier civilización.

Cada etapa de nuestra historia ha traído novedades en el mundo de la agricultura (barbecho, arado, molinos, etc.), y este siglo no iba a ser diferente. Acompáñenos en esta entrada del blog de AC FOTOVOLTAICA y descubra como la energía fotovoltaica puede potenciar el sector agrícola.

Tierra, sol y agua

A grandes rasgos, estos son los ingredientes que necesita cualquier cultivo: tierra, sol y agua.

El sol es el recurso más fácil de conseguir, basta con estar en una zona despejada. Conseguir tierras aptas para el cultivo a menudo supone alejarse de las zonas urbanas, pero esto supone alejarse del suministro de agua, por lo que hay que plantearse otras alternativas, como por ejemplo el uso de acequias, pozos y depósitos.

El problema del uso de estas alternativas es que el agua no tiene presión, por lo tanto, para regar de forma adecuada el cultivo puede ser necesario bombear el agua, lo cual nos lleva a otra cuestión, la necesidad de suministro eléctrico, por lo que ahora nuestro cultivo necesita tierra, sol, agua y electricidad.

En lugares alejados de zonas urbanas es bastante común no contar con un suministro eléctrico, por lo que las soluciones disponibles son el empleo de generadores eléctricos con motores de gasolina o diésel, o el tendido de una red de distribución. El problema de estos generadores es que requieren un consumo continuo de combustible, que puede resultar muy costoso, además de ruido y la contaminación que generan, y tender una red de distribución para un único usuario es una inversión tan alta que puede resultar inviable, además de la continua facturación de la energía consumida.

Tierra, sol y… ¿más sol?

La tendencia de los últimos años es la sustitución de los generadores por instalaciones de bombeo solar, esto se debe a que las instalaciones de bombeo solar tampoco necesitan suministro eléctrico y a las grandes ventajas que aporta frente a los grupos electrógenos:

  • Coste: una instalación fotovoltaica para bombeo supone una inversión inicial, pero una vez puesta en marcha, la generación de energía es totalmente gratuita, el único coste adicional es el de mantenimiento, el cual es muchísimo menor que el coste anual del combustible si se utilizan grupos electrógenos. Y por supuesto, una reducción de costes se traduce en un aumento en el margen de beneficio. Contacte con nosotros y los expertos de AC FOTOVOLTAICA le asesorarán en cuanto a costes y periodo de amortización, ¡quedará asombrado!

  • Mantenimiento: un grupo electrógeno se basa en un motor de combustión acoplado a un generador eléctrico. Los motores de combustión requieren un mantenimiento relativamente exhaustivo, ya que tienen piezas móviles que requieren lubricación y en la combustión se genera mucha suciedad que se debe filtrar o puede causar problemas. En su lugar, el bombeo solar no requiere piezas móviles para la generación de electricidad, el mantenimiento requerido es el común a cualquier instalación eléctrica, además de la limpieza de los paneles solares en entornos arenosos o donde la nieve se puede acumular sobre los módulos.

  • Eficiencia: Los motores de combustión son muy ineficientes, casi toda la energía producida en la combustión se pierde en forma de calor, además de las pérdidas electromagnéticas propias del generador eléctrico. Sin embargo, gracias a los avances de la electrónica de potencia, los variadores de frecuencia utilizados en el bombeo solar pueden alcanzar a aprovechar entre el 80 y el 90 % de la energía producida.

  • Limpieza: la energía solar es conocida por ser de las más limpias, lo cual contrasta frente a la continua emisión de gases de los generadores convencionales.

  • Flexibilidad: las instalaciones de bombeo solar cuentan con muchas características que las hacen incluso más atractivas, como arranque suave que cuidará la salud de la bomba, la compatibilidad con sondas de nivel para detectar la falta o el exceso de agua o la posibilidad de conectar un grupo electrógeno de apoyo.

Por lo tanto, si se tiene acceso a un pozo, lo cual depende directamente del terreno, lo único que se necesita para el cultivo con bombeo solar es tierra, sol y más sol.

Revolucionaria y simple

Como hemos visto, la energía fotovoltaica es toda una revolución, permite abastecer campos de cultivo por remotos que sean y bajo unas condiciones económicas y ecológicas imbatibles.

Pero eso no es todo, al contrario de lo que se puede pensar, una instalación fotovoltaica para bombeo solar es tremendamente simple. Los elementos imprescindibles son los módulos fotovoltaicos, las estructuras que los soportan, el variador de frecuencia y el cableado eléctrico, sin contar con la bomba y los elementos hidráulicos comunes en cualquier instalación de bombeo. ¿Cree que falta algo? Efectivamente, las instalaciones para riego no necesitan baterías.

Si está interesado en usar la energía fotovoltaica para su explotación agraria, no dude en llamar a AC FOTOVOLTAICA, le atenderemos y le asesoraremos encantados.

¿Utiliza las redes sociales? No dude en seguirnos para estar al tanto de todas nuestras novedades.